• Atake Wanka

¿SE PUEDE EVITAR EL ESTANCAMIENTO MUSICAL?

Igor Sánchez Robles músico y productor musical. Como músico inicia a temprana edad siguiendo cursos libres durante 3 años en el conservatorio nacional de música; posteriormente dirige y forma parte de bandas como Paax, Jichay, Roble negro, Makunafay, Banda soporte de Ruby Palomino logrando con ellos compartir escenario con bandas de relevancia nacional e internacional como: Rata Blanca, Frágil, Libido, Amén, Uchpa, Tremolo, Leusemia, Campo de almas, entre otras. Participó en concursos a nivel local e internacional alcanzado en varios de ellos los primeros lugares, ofreció clínicas de guitarra para el Ministerio de Cultura. En el año 2012 estudia producción musical, mezcla y masterización de sonido en Audio Masterclass, luego viaja a Buenos Aires donde estudia fotografía profesional en Motivarte escuela de fotografía. Con créditos en discos y sencillos de Reencuentro Kjantu, Andú, Estepario, Makunafay, Gnoma, Sadham José. Musicaliza y graba sencillos publicitarios para la Universidad Continental y CreArt.

En la actualidad se encuentra trabajando en su primera producción en solitario, además viene produciendo y grabando a artistas de la región en Cromatix.

[Escrito por Igor Sánchez Robles]


LA IMPORTANCIA DE SEGUIR UN MÉTODO

En estos días en los que la información está al alcance de la mano, es bastante común que nos saturemos con una gran cantidad de información innecesaria, el aprendizaje musical no es ajeno a esta realidad, por lo que se hace sumamente importante la selección adecuada de la información que nos formará como músicos; es posible que esto no resulte nuevo para algunos de ustedes que estudian música en alguna institución, sin embargo, si lo es para los autodidactas que no cuentan con una malla curricular a seguir. Es en este contexto en donde el uso de una metodología de aprendizaje toma relevancia, se que puede resultar un reto importante auto imponerse una metodología, pero es de vital importancia para garantizar tu progreso constante. Un excelente punto de partida es usar como referencia la malla curricular de la alguna institución importante, también podemos seguir el curso completo de algún músico de nuestra preferencia, siempre buscando evitar aquellos instructivos que terminan más siendo un demostrativo de las capacidades de dicho músico que una real fuente pedagógica. Tomemos un tiempo prudente para hacer una correcta elección, no olvidemos que será algo realmente trascendental para nuestra formación.

MANTENER SIEMPRE LA MENTE ABIERTA

Esto, tal vez sea el aspecto más importante para tener en cuenta. Suele ser, lamentablemente, una práctica común entre varios “músicos”, minimizar o despreciar diferentes géneros musicales a los que usualmente practican o escuchan, lo cual es un grave error que nos priva de aprender o experimentar con nuevas ideas, si bien es cierto que jamás será lo adecuado hacer mezcolanzas sin ningún propósito o cuidado estético, la experimentación es esencial para aprender y descubrir nuevos rumbos. Otro aspecto que se ve beneficiado al mantener una mente abierta, es que, producto de esta actitud conocerás más personas que te ofrecerán perspectivas diferentes y tal vez hasta surgirán nuevas oportunidades que nutran tu carrera musical, finalmente no olvides que debes seguir tu instinto en todo momento y encontrar tu propio camino y estilo, el mantener la mente abierta no debe significar que vayas por ahí sin ningún rumbo u objetivo claro.

ENTRENA TU OÍDO

De todas las formas que existen para desarrollar nuestra habilidad auditiva, algunas mejores que otras, no se puede negar que entre las más divertida y comunes esta el sacar canciones al oído, muchos músicos de escuela piensan que esta es una verdadera pérdida de tiempo, pero pienso que están equivocados, siempre y cuando hagamos de esta práctica algo provechoso y constructivo. Como mencionábamos líneas arriba, vivimos tiempos de “bonanza” cuando hablamos de información al alcance de las manos, pero esto en cierta forma está provocando una generación de músicos facilistas, quienes muchas veces, por no decir todas las veces, recurren a lo más sencillo, que es descargar una tablatura o ver algún video en YouTube que les enseñe de manera rápida y fácil la canción que quieren dominar. Toma el hecho de interpretar un cover como la oportunidad de aprender y desarrollar no solo tú técnica, sino también desarrollar tú oído; por ejemplo, Steve Vai (un tremendo genio de la guitarra), transcribió a sus cortos 17 años todo un disco de Deep purple, con esto no solo buscó desarrollar su calidad interpretativa y su técnica, también aprovechó la oportunidad para practicar su escritura y mejorar su oído musical. La idea es sacar el máximo provecho de cada cosa que haces, esto es algo que garantizará tu constante crecimiento.

GRÁBATE SIEMPRE QUE PUEDAS

No me refiero a que debes estar metido en un estudio de grabación siempre que tengas algo de dinero, tampoco esperes pisar uno para grabarte, basta y sobra con la capacidad de tu celular. La idea de grabarse constantemente es más que nada para que estés sometido a una constante auto evaluación y crítica, debes saber que no hay crítico más minucioso y cruel que uno mismo, olvídate de preguntarle a mamá, al hermano o pareja si estas tocando lindo, si ya sabes cual será su respuesta. Si quieres mejorar te tienes que autoexigir, se minucioso en ver que tan bien estas interpretando, si hay una carga emocional palpable en las notas que emiten tu instrumento, evalúa también tu métrica, tu swing, la claridad de las notas, etc. Lo recomendable es grabarse cada vez que terminamos una sesión de ensayo o cuando interpretamos una canción con la banda o los amigos. Como punto adicional y dejando de lado la broma de dejarte escuchar por la familia, es también muy beneficioso buscar una audiencia casual, júntate con los amigos y toquen en turnos, reúne a tus seres queridos y muestra tus nuevas habilidades, esto hará que recibas feedback y gradualmente domines el miedo escénico.

SI GRABAR QUIERES, PRACTICAR CON METRÓNOMO DEBES

Grabar suele ser uno de los retos más grandes que todo músico que busca ser profesional enfrenta, es por lo que muchos productores e ingenieros de sonido bromean con esta frase, pero la verdadera importancia de estudiar usando al metrónomo como aliado va más allá. El metrónomo no es una herramienta que hará de ti un músico robótico sin “feeling”, este artilugio nos sirve principalmente para entender con mayor facilidad la duración de las notas musicales y así mejorar nuestra comprensión del ritmo. Inicia entre velocidades de 85 y 120bpm que resultan más familiares y fáciles de manejar para luego moverte a velocidades más altas si buscas mejorar tu velocidad, pero principalmente a velocidades más bajas si lo que quieres es sacar el máximo provecho a tus sesiones de práctica, ya que la velocidad es solo un recurso y el groove una necesidad.

Hay más temas a tocar que se están quedando en el tintero, la idea es no hacer de esta una lectura extensa y aburrida, tal vez en otros artículos podamos conversar un poco más al respecto si el tema les causo interés.

Entradas Recientes

Ver todo